sábado, 29 de diciembre de 2012

Cajón de la memoria



Tu canción favorita, un cuadro que te emociona sin saber por qué, un momento que recuerdes con cariño, una persona en la que pienses y no puedas evitar sonreír, un lugar al que te sientas atraído.
Cierras los ojos y piensas en una de estas cosas, con solo una es suficiente para sentirte con suerte. Con suerte de haber tenido esa experiencia, con suerte por saber que, por muy mal que vaya la cosa, siempre puedes cerrar los ojos y recurrir a ese cajón de la memoria donde tienes todo guardado. Con suerte por no poder evitar alegrarte nada más abrir ese cajón.
Esa canción que hace que te estremezcas, te recorra un escalofrío y te olvides de todo.
Ese cuadro que no puedes dejar de mirar con la boca abierta y en el que te ves sumergido dentro.
Ese momento que has repetido no una, sino mil veces en tu cabeza y lo recuerdas como si fuera ayer.
Esa persona que echas tremendamente de menos cuando no estas cerca de ella.
Ese lugar al que deseas continuamente volver y al que asocias todas las experiencias anteriores.
Abro los ojos y cierro mi cajón, manteniéndolo bien guardado en mi interior, pudiendo recurrir a él, siempre que quiera.


1 comentario:

  1. La catarsis de cerrar los ojos.

    Saludos y buen comienzo de año.

    ResponderEliminar