miércoles, 24 de abril de 2013

"Dicese de la monja que esta en la cárcel"


video


Sorpresas, el mundo está lleno de sorpresas, y es que, ¿No son estas las que hacen de este algo digno por lo que vivir?
Sorpresas hay de todo tipo y aun así, es una palabra que lleva consigo la connotación de algo bueno, algo fuera de lo normal que no nos esperamos y que al encontrarnos con ello simplemente nos alegra el día.
No entiendo a la gente que dice que no le gustan las sorpresas, eso es como decir que no te gusta probar todos los bombones de una caja de Cartedor, o no te gusta buscar el regalito de un roscón de reyes cortando este de forma desordenada.
Y es que nadie puede evitar sonreír ante algo que no se esperaba y le ha gustado. Nadie puede evitar alegrarse de su existencia aunque solo sea por un momento, las sorpresas siempre salen de manera inesperada.
La personas que menos te lo esperas te pueden sorprender de tal manera que todos tus prejuicios se desmoronan como castillo de naipes en un bar, cada día nos podemos sorprender a nosotros mismos al sonreír sin venir a cuento en un mundo en el que desgracias no faltan, incluso nos podemos sorprender al darnos cuenta de que alguien que está peor que nosotros aparenta ser más feliz, y es que no solo lo aparenta, sino seguramente lo sea.
Sorpresas, dícese de la monja que está en la cárcel, y dejando la coña a un lado simplemente repito, afirmo y pregunto…
Sorpresas, el mundo está lleno de sorpresas, y es que, ¿No son estas las que hacen de este algo digno por lo que vivir?

9 comentarios:

  1. Cierto! Para mí ha sido una sorpresa leer esta extraordinaria reflexión.
    salud

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto! las sorpresas detienen un momento el tiempo lineal de lo cotidiano, le dan un bajón o un subidón al ánimo, y eso es bueno para recomenzar con nuevos bríos.

    ResponderEliminar
  3. Abrazo la sorpresa de un día nuevo cada amanecer y, lo mejor, me sigo sorprendiendo a mí misma.

    Besos entre exclamaciones de ¡¡¡¡sopresa!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta cuando algo puede llegar a sorprenderme, me agrada, me hace sentir viva.
    Una reflexión sorprendente, Rendan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tenes razon No hay nada mejor que la vida nos responda con sorpresas buenas
    Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, fíjate si estaré empanada que cuando he leído el título he pensado que algo ibas a comentar sobre una monja en una cárcel...Y yo pensando ¿qué habrá hecho? (madre mía cómo estoy!)

    Pues sí, las sorpresas agradables son de lo mejorcito que esta vida nos puede dar.

    Voto por ellas.

    ResponderEliminar
  7. Bienvenidas sean las sorpresas agradables, :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Una genial reflexión con la que empatizo plenamente contigo.Sin sorpresas nuestra vida estaría a la rutina presa , nuestro yo quedaría adormecido replegado a su ombligo.¡Vivan las sorpresas!Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sí, totalmente de acuerdo, las sorpresas son lo mejor que hay, además hay sorpresas en todo, solo hay que saber buscarlas...
    Qué voz tiene la mujer del vídeo! "The biggest surprise", le dice uno de los del jurado, y es tal cual. Y todos se le rieron al principio!!! Buena enseñanza.
    Un beso

    ResponderEliminar